¿Qué sucede con el coleccionista de la industria tecnológica?

SFMOMA

Especialmente en la costa oeste de Estados Unidos, la pregunta es cuándo la industria tecnológica comenzará a comprar arte. Son muchas las ferias que de manera reciente se han establecido en Silicon Valley, una de ellas, Seattle Art Fair, celebraba hace sólo unas semanas su tercera edición con opiniones dispares acerca del éxito de la convocatoria.

Merece la pena detenerse a analizar los puntos clave que destaca el artículo para lograr atraer a los millonarios de la tecnología. Por un lado habla de la necesidad de invertir en el medio plazo, relaciones previas y un compromiso de larga duración es esencial para lograr resultados. Igualmente, y a diferencia de como se trabaja en Nueva York, este tipo de potencial coleccionista no está interesado en el "name dropping", es decir, no es tanto qué ha hecho, con quién ha trabajado o qué comisario le apoya, sino el mensaje y discurso detrás de la obra. Finalmente el efecto contagio es también de gran importancia y el ejemplo de colegas de profesión es un detonante para que nuevos coleccionistas se sumen a la práctica de comprar arte. La educación desde luego es esencial, así son muy importantes iniciativas como la de EBay que gracias a su contribución el acceso al SFMOMA es gratuito.

El debate está en el aire, y con opiniones más o menos positivas, en lo que todos coinciden es en que aún queda camino por andar para que llegue el esperado maná.

ArtNet News: ‘We’ve Been Chasing Unicorns for Decades’: Is the Elusive Tech Collector Real? Not Quite Yet, Dealers Say