ARS 35

Aquí os dejamos un extracto del artículo sobre el mercado del arte contemporáneo en el número 35 de ARS, en el que se analizan las subastas de Nueva York de mayo 2017.

Yusaku Maezawa, el pasado 17 de mayo, traspasó la frontera del valor máximo de una obra de un artista Norteamericano vendida en subasta, beneficiando así al mercado secundario de arte contemporáneo al completo. La obra de Jean-Michel Basquiat, Untitled, desbancaba a Andy Warhol y fijaba la bandera del record en los $110,4 millones. A su estela las ventas de Sotheby’s y Christie’s, con $320M y $450M respectivamente, se anotaban resultados discordantes con las expectativas pesimistas derivadas de un 2016 en que los resultados cayeron un 18%.

El record de remate anterior para el artista, $57,3M, del que también fue responsable Maezawa, hizo que el precio estimado fijado en $60M fuera definido por Oliver Barker, responsable de la subasta, como un territorio desconocido. Es preciso matizar que la obra estaba garantizada por su estimado y contaba con una puja irrevocable por una cifra no divulgada, estos mecanismo de seguridad no minoran lo histórico de la cifra, sin embargo, ayudan a contextualizar el evento en un mercado altamente orquestado. No es sorpresa que hubiera más de una quincena de obras de Basquiat subastadas esa semana, y que las dos grandes casas acumularan remates del artista americano por un total de $182M, un 23,7% de la cifra total vendida el 16 y 17 de mayo.

Si bien en ocasiones anteriores los máximos hacedores del mercado habían sido Warhol, Richter o algunos de los grandes maestros de post-guerra como De Kooning, Basquiat siempre ha sido parte del selecto club que define el tono de los resultados de las ventas de contemporáneo. Pese al relevo en el role principal, los protagonistas siguen siendo los mismos y el entorno continúa señalizando un gran nivel de concentración de valor en las dos grandes subastas en Nueva York. Los cinco valores de mayor remate en Sotheby’s alcanzaron los $170,5M y significaron el 53% del total vendido esa noche en la casa de York Avenue. Además de Basquiat, los responsables fueron Lichtenstein con un remate de $24M, Richter con $15,4M, un Rauschenberg vendido por $12M y finalmente Twombly con $8,3M. En el caso de Christie’s el escenario resultante fue muy similar, y con $195M, las cinco piezas de mayor precio de venta aglutinaron el 43,6% del total de la subasta. En el Rockefeller Center, Basquiat fue el tercer lote de mayor cifra con $35M, por delante estuvieron Twombly y Bacon con remates de $52,9M y $51,8M respectivamente. La quinta la completaron Lichtenstein con $28M y una obra de Warhol vendida por $27,5M.